Creo que es buena idea tumbarlo ¿eh?


Un talón más...

1 comments

Fui su instrumento más preciado, porque después de ella sólo yo pude romper su coraza, por ello me conservaba en una vitrina; para evitar que el polvo no me seduciera.

Me hacía sentir la pieza más preciada en su colección. Los detalles de mi espacio, las esquinas de oro blanco me demostraban que era el instrumento más preciado.

Y me contemplaba en cada segundo porque sabía que no le dejaría nunca.


About me